Formar profesionales con sólidas bases científicas y tecnológicas, alto compromiso social, elevados valores éticos, actitudes y aptitudes que le permitan constituirse como agentes de cambio, capaces de integrar, desarrollar y consolidar redes de valor en los sistemas productivos de su entorno, mediante la industrialización de los alimentos.